Buscar este blog

domingo, 9 de junio de 2013

¿Estimulando o Interrumpiendo la Investigación?



Saludos. Hace poco tuve el enorme placer de leer un artículo que me parece interesante en torno a un tema relevante en cuanto a investigación científica. El artículo titula: Producción científica de los docentes de cursos de investigación en facultades de medicina de Latinoamérica: ¿se está dando ejemplo?

Se trata de una carta al editor que documenta un problema que muchos hemos tenido la capacidad de observar. Los docentes universitarios, y en especial los de cursos de investigación, ¿realizan investigación..?
¿tienen publicaciones?. ¿Cómo se puede hablar de publicación o investigación si la experiencia en dicho entorno es casi nula?

El primer contacto que muchos estudiantes tienen con la investigación son los cursos de metodología de la investigación. Particularmente, tuve la oportunidad de observar como este curso fulminaba algunas mentes críticas, curiosas y ávidas de conocimiento, llenándolas de prejuicios y conceptos erróneos sobre cuán quimérica y monstruosa es la investigación y que para poder entenderla hace falta más de lo que cualquiera de esos estudiantes pudiese tener. 

En efecto incluso esos conceptos resonaron en mi durante mucho tiempo. Pero luego me di cuenta de una situación interesante... Esta transmisión de experiencias y sentimientos negativos que experimentamos los estudiantes en aquel momento no era otra cosa que un mensaje recibido de la persona equivocada. Nos estaban enseñando a investigar sin haber investigado.

Y lo digo de esta manera aunque suene duro. Pero, ¿Cómo puede ser eso posible? ¿Qué acaso todos esos docentes no eran magisteres o doctores? "¡Es falso decir que nunca han realizado investigación científica!".

Bueno, sí tenían postgrados académicos, y habían realizado algunos trabajos de investigación más; sin embargo nunca culminaron el proceso de investigación, porque no realizaron la publicación de dichos trabajos. Y he ahí que se encontraba el error y el nacimiento de estos mensajes negativos. Los trabajos que produjeron, tesis, y demás fueron evaluados y conocidos únicamente entre ellos y jamás fueron sometidos a la revisión de la comunidad científica, situación que se consigue al realizar la publicación. Su conocimiento sobre como se mueve el mundo en torno a la ciencia era tubular,  sesgado por sus propias limitaciones. No podían ver más allá del punto al que habían llegado... y claro, resultaba imposible que sus estudiantes pudiesen transitar ese camino también. 

Pero el mensaje que transmitían no lo hacían con maldad o en pro de frustrar la intención de algún emprendedor en este campo. Los mensajes que daban eran sus propias dudas, temores y limitaciones... No sabían motivar y encaminar a sus estudiantes en el camino de la publicación científica. De todos modos, esto tiene un efecto devastador en un estudiante, mas aun, cuando este se limita a ver su realidad como el espacio físico que lo rodea, y no se atreve a extender las fronteras de su pensamiento y las de su propio éxito.

En el transcurso de mi formación médica pude ver ejemplos de personas que sí realizaban investigación y publicaciones... y mejor aún, de estudiantes que lo hacían. Y lo hacían en revistas de prestigio... ¿Cómo podía ser eso cierto? ¿No era verdad que la publicación era difícil e inalcanzable?. Al tener contacto con estas personas valiosas, investigadores: docentes y estudiantes, se pudo encender en mi la luz, un despertar hacia un mar infinito de posibilidades. Si otros lo habían hecho, ¿por qué yo no?. 

Así inicie mi camino en la investigación científica. Lleno de decenas de tropiezos y errores... un camino que aún contemplo sinuoso y pobremente recorrido; no obstante sé que más adelante existen infinidad de posibilidades, y que todas están allí, listas para que las tome. Sólo hace falta seguir avanzando.

Esto me llevo a la reflexión de que para enseñar investigación científica no es necesario solamente saber los conceptos de metodología de la investigación y estadística. Hace falta hacer investigación, y culminar el proceso de investigación, es decir: Publicar. Sin ello cualquier argumento en pro de la investigación es vano.



Para finalizar. Hace poco tuve la oportunidad de ver algunos estudiantes, motivados por la lectura de esta carta que desearon realizar un análisis del porqué sus docentes no realizaban publicaciones. Y a pesar de tener aprobación por el comité de ética institucional, los docentes y autoridades de su facultad interrumpieron el proceso por considerar que dicha información es innecesaria y va en desmedro del prestigio de su universidad y docentes. Ese sí, es un claro asesinato a un investigador.



No hay comentarios:

Publicar un comentario