Buscar este blog

lunes, 17 de junio de 2013

El camino de la Publicación.

Estimados:

He hecho hincapié en varios vídeos subidos a youtube y en entradas anteriores sobre la importancia del proceso de publicación científica. Y sobre ese aspecto es que quiero hacer algunas reflexiones en este momento.

Cuando uno inicia un trabajo de investigación lo hace para superar una situación problemática para la ciencia, algo que esta desconoce y que podemos alcanzar utilizando el pensamiento crítico y el método científico. Lo ideal es que cada pregunta de investigación que generemos culmine con una publicación científica. Las revistas científicas son el medio oficial de comunicación entre las comunidades académicas. El proceso editorial y de revisión por pares garatizan en cierta medida la calidad del artículo, su claridad y la exposición de sus contenidos.

No podemos hablar de producción científica entonces si es que no hablamos de publicación. El mantener la información en un grupo cerrado y no someterla a la evaluación de expertos y de la comunidad en general es truncar el desarrollo del método científico. Se imaginan ustedes ¿Qué sería de la humanidad si cada descubrimiento o desarrollo se hubiese mantenido en grupos cerrados, inalcanzable al resto de personas para poder evaluarlo y conocer sus alcances para aplicarlo en la realidad?

La publicación es la forma de expandir el conocimiento y trae beneficios tanto a la comunidad como a los autores del artículo. Quienes serán reconocidos como investigadores, peritos en sus temas, y serán un punto de referencia en cuanto al tema que han desarrollado.

Si todos esos son los beneficios de la publicación científica, es admisible, para alguien que recién se asoma a este punto, el pensar que es una situación difícil, algo que sólo pocos pueden alcanzar. Esta primera concepción que uno puede tener sobre la publicación es errada. Sólo hace falta ver los ejemplos de comunidades académicas mucho más activas que las nuestras para poder comprender que en todos los niveles académicos es factible desarrollar investigación y publicación científica.

El camino para poder realizar una publicación inicia por tener algo que comunicar, lo cual puede ser una experiencia sistematizada, una observación de la realidad, o el producto de un trabajo de investigación científica. Posteriormente basta con adecuar dichos contenidos a los formatos exigidos por la revista en la cual deseamos publicar. Esta es una de las partes más hermosas del proceso de publicación. Se trata de moldear, crear. Desde un punto de vista socrático, dar a luz la idea. Pero se trata de hacerlo de una manera clara, comprensible, escueta; economizando al máximo las palabras y teniendo mucho cuidado en no dejar puntos sueltos para ambiguedades. Terminada esta fase es recomendable mostrar nuestro producto a otras personas expertas y no expertas en el ámbito de nuestro desarrollo. Esto nos permitirá tener más perspectivas, opiniones y análisis crítico de nuestro artículo, para con ellas, superar sus limitaciones, mejorar su calidad y posteriormente remitirlo a la revista donde realizaremos nuestra publicación. En ese punto inicia el proceso editorial, el cual buscará afinar aún más la calidad de nuestro artículo y tendrá como resultado una pieza preciosa para ofrecerla a la  comunidad académica.

Al final, en nuestro artículo, no solamente habremos trabajado nosotros (los autores), sino todo un equipo de profesionales  y técnicos que habrán dado sus mayores esfuerzos por garantizar una comunicación clara y de calidad. La satisfacción que tendremos entonces será grande, y nos llevará con más ánimos a continuar el proceso de investigación-publicación, creando así una cultura de publicación, que tanta falta hace en América Latina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario